Follow us on SIP Follow us on BLOGGER Follow us on FACEBOOK Follow us on YOUTUBE Follow us on TWITTER
Alertas
Estadísticas
Investigaciones
Reclame Justicia

Noticias
Actividades
Documentos oficiales
Campaña de medios
Reformas legales
Jurisprudencia
Publicaciones
Videos
Newsletter
Enlaces

Misión
Autoridades
Personal
Contáctenos
Haga su donación
Dona Tu Voz - CD

Home      
Nivanildo Barbosa Lima
22 de julio de 1995

Caso: Nivanildo Barbosa Lima



Un idealista enamorado del periodismo:

1 de noviembre de 2002
Clarinha Glock

Reportes Relacionados

1-11-2002


Cartas a la Autoridad

25-05-2010
26-01-2010
26-08-2008


Joven ingenuo y dulce. Esa imagen fue lo que quedó de Nivanildo Barbosa Lima, de 27 años, hallado muerto el 22 de julio de 1995 en la represa Paulo Afonso (PA-4), ubicada en la ciudad del mismo nombre, en el norte de Bahía. Quería estudiar Periodismo y hablar en la radio, pero no tuvo tiempo para cumplir sus sueños. Participaba activamente del periódico Ponto de Encontro, de la Iglesia Católica, por idealismo y vocación. El tabloide registraba la voz de los movimientos populares y llegaba a las ciudades de Paulo Afonso y de la vecina Glória con denuncias sobre los grupos de exterminio o escuadrones de la muerte de la región.

“Hay quien dice que la muerte de Nivanildo fue un aviso para la dirección del periódico”, consideró el cura José Wilson Andrade, quien ofició en la iglesia Sagrada Familia de 1991 hasta febrero del 2002, en Paulo Afonso, ayudó a fundar Ponto de Encontro y ahora estudia su maestría en Belo Horizonte. Todas las personas que de alguna forma criticaron a los grupos de exterminio fueron amenazadas. La revista Gazeta da Bahia llegó a mencionar una lista de amenazados de ese grupo que se conoció como “Los Sentenciados”. En la lista había nombres de periodistas, religiosos y sindicalistas, entre ellos se mencionaba a Barbosa Lima.

Ponto de Encontro cumplía un papel de oposición en una ciudad en que la mayor parte de los periódicos y las radios operaban bajo la influencia del Partido del Frente Liberal (PFL). Barbosa Lima ingresó al equipo cuando el periódico fue ampliado y pasó a tener dos cuerpos. Era militante del Partido Comunista de Brasil. Escribía una columna de política y participaba de la discusión de pautas. “Nivanildo decía que el periódico no podía quedarse callado sobre el crimen organizado, aunque no escribiera sólo sobre eso”, recordó el cura. El propio Barbosa Lima ayudó a organizar una marcha contra los excesos y asesinatos cometidos por los grupos de exterminio.

Desde niño mostraba un interés especial por el periodismo. Le encantaba leer libros y periódicos, devorándolos con la misma rapidez con que veía los noticieros por televisión. Lloró cuando oyó la noticia sobre la matanza de los niños de la calle frente a la iglesia de Candelaria en Río de Janeiro. “Eso es una injusticia”, comentó.

La familia del periodista está todavía impresionada por la forma brutal en que apareció muerto en la represa de Paulo Afonso y no quiso hacer declaraciones. Casi 7 años después de su desaparición, los padres dejaron la casa donde vivían cuando Barbosa Lima estaba vivo. Confían en la justicia de Dios.

Amenazas antes de morir

Sus familiares recordaron que a las 8:00 a.m. del día en que desapareció, Barbosa Lima estaba en su casa cuando recibió una llamada, se pasó la mano por la cabeza y exclamó “¡Dios Mío!”. Después dijo que debía ir a la iglesia Perpetuo Socorro. Desde entonces no apareció más.

Al día siguiente su hermana atendió una llamada. Sin identificarse, una voz masculina dijo que Barbosa Lima estaba atado en el Varandão (un sitio cerca del aeropuerto), con dos muchachos y una mujer. Otra información, en manos de la policía, fue dada por un amigo de la familia, que habría visto al periodista con una mujer rubia, entre las 9:30 a.m. y las 10:00 p.m. del día en que desapareció, pero no tenía seguridad si la mujer estaba con Barbosa Lima o si se trataba de un encuentro casual.

En dos ocasiones el periodista dijo que había recibido amenazas. En una reunión de Ponto de Encontro comentó con el cura Andrade que “esos hombres quieren matarme”, pero no entró en detalles. La tarde antes de desaparecer llamó a Aníbal Alves Nunes, editor de la revista Gazeta da Bahia y le dijo que lo estaban siguiendo y que había recibido llamadas comentándole que no debió haber publicado artículos sobre los grupos de exterminio.

Cuando el cuerpo de Barbosa Lima fue encontrado en la represa, se insinuó que se había suicidado debido a una crisis existencial. Los familiares y los amigos siempre negaron esa versión.

Los periodistas que denunciaron a los grupos de exterminio en Paulo Afonso, en la misma época también sufrieron persecución y amenazas. El periodista Roberto Borges Evangelista, de 44 años, es asesor de la Alcaldía de Jeremoabo, en Bahía, pero durante los años 90 tuvo que salir de Paulo Afonso debido a amenazas en represalia por las denuncias que hacía en la radio Cultura, donde tenía un programa de música y de noticias policiales, y en el periódico Opus, en el que abiertamente mencionaba los nombres de los involucrados en los grupos de exterminio. Borges fue también miembro del Consejo de la Comunidad de la Comarca de Paulo Afonso, que supervisaba las condiciones de las cárceles.

Durante un tiempo Borges recibió “recados” para que se callara. Se fue de la ciudad después de la muerte de uno de los “clientes” del Consejo de la Comunidad - un prisionero que había escrito una carta desde la cárcel denunciando torturas motivadas por un sargento de apellido Martins. La persona apareció muerta, semi enterrada en la entrada de la casa del presidente del consejo, había sido destrozada con un cuchillo y tenía las manos cortadas.

Como Borges, Luiz José Ferreira de Brito, conocido como Bob Charles, salió de Paulo Afonso cuando las amenazas se tornaron más frecuentes. Hoy es dueño de un periódico independiente y asesor de un concejal, pero en los años 90 trabajaba en una radio que denunció a personas involucradas en el crimen organizado. “La policía enviaba mensajes: usted puede amanecer con la boca llena de hormigas”, recordó.

Aníbal Alves Nunes, editor de la revista Gazeta da Bahia, sufrió dos atentados. “Todo crimen que ocurría yo lo registraba, pero no ponía los nombres de los instigadores, por eso aún estoy vivo”, enfatizó. “Yo publicaba regularmente y esto generó que viniera un grupo de Salvador para hacer una investigación completa sobre los crímenes: cómo los mataban, cómo quemaban los cuerpos - eran crímenes semejantes”.

Contexto político de la muerte

En 1995, la ciudad de Paulo Afonso, a 507 kilómetros al norte de Salvador, aún vivía en función de la Compañía Hidroeléctrica de São Francisco (CHESF). Tenía alrededor de 80.000 mil habitantes (según el censo del 2000, 96.400). La represa que cambió la imagen de las tarjetas postales de la ciudad, generalmente ilustrada por las cascadas de Paulo Afonso, trajo el desarrollo a la región.

Con el fin de la construcción de la represa, los habitantes de Paulo Afonso pasaron a sentir los efectos del desempleo. “La CHESF, que empleaba alrededor de 15.000 funcionarios en 1995, hoy tiene cerca de 2000”, calculó Nunes, de Gazeta da Bahia. Los puestos de trabajo en el comercio y en la construcción son escasos. Nunes recordó que al concluir la construcción una buena parte de los habitantes se fue, otros se dedicaron a la ganadería, a la agricultura y a los trabajos en las ciudades vecinas. Pero la agricultura es escasa debido a los largos períodos de sequía. Irónicamente, el municipio tiene una de los mayores recaudos del Estado debido a la presencia de la planta hidroeléctrica.

En los años 90, los periódicos y las radios denunciaban la actuación de los grupos de exterminio en la región. Nunes explicó que había dos grupos rivales en la ciudad. Uno de ellos era liderado por el sargento Martins, actualmente encarcelado, el otro por el capitán Carvalho Lima, que murió en una confusa confrontación con la policía. El capitán Carvalho Lima llegó a ser concejal. Siendo el sargento Martins subordinado del capitán Carvalho Lima, ambos tuvieron diferencias y comenzaron a denunciar la participación de uno y otro en muertes y robos en la región. El cura Andrade consideró que la muerte de Barbosa Lima pudo estar asociada al hecho de que el periodista fue llamado, a pedido del capitán Carvalho Lima, como testigo de los crímenes que habrían sido cometidos por el sargento Martins. Barbosa Lima habría incluso dado una entrevista en una radio acusando al sargento.

Martins fue condenado a 32 años de prisión como autor intelectual de un doble homicidio. Su nombre no fue mencionado en la investigación del asesinato del periodista. El juez Abelardo Paulo da Matta Neto, de la 8ª Vara Crimen de Salvador, que fue juez de la Sala del Crimen de Paulo Afonso desde 1993 hasta 1997, dijo que se sospechaba que el sargento había sido uno de los miembros del escuadrón de la muerte en la región. “Por falta de pruebas no fue acusado por su participación en el crimen organizado - la Justicia sólo trabaja con pruebas”, aseveró el juez.

Utilizando el Internet, Martins se defiende de las acusaciones. En el sitio amigosdosargentomartins.vilabol.uol.com.br/principal.html dice ser un “líder perseguido por haber denunciado un poderoso esquema de corrupción, hurtos, tráfico de drogas, además de otros crímenes practicados por el capitán de la Policía Militar de Bahía, Carvalho Lima (...)”.

La repercusión causada por la muerte de Barbosa Lima y el crimen ocurrido en Glória por el que fue juzgado el sargento Martins, ayudaron a cambiar la realidad en Paulo Afonso. Rosalino dos Santos Almeida, juez titular de la 1ª Sala Civil de Paulo Afonso y sustituto de la Sala del Crimen en Glória, Rodelas y Chorrochó (ciudades cercanas), trabaja en la región desde hace 12 años. Según Almeida, el sargento Martins sólo fue encarcelado porque un testigo del crimen en la ciudad de Glória tuvo el coraje de testificar contra el policía en una investigación. “Las personas de la iglesia empezaron a llevar a las víctimas a la procuraduría y no a la comisaría porque la Policía Civil y Militar le tenían miedo al sargento”, contó Almeida. Con el encarcelamiento de Martins, hubo también una reestructuración de la policía en la región.

Almeida está a favor de cambios en el sistema de investigación en Brasil. “Es necesario que se cree un mecanismo para investigar los hechos cuando ocurren, de lo contrario, las personas se olvidan de los detalles y de las pruebas que pueden ser valiosas para condenar a quien cometió el delito, entonces se duplica el trabajo y el caso está perdido. En la mayor parte de los casos, los testigos cambian las declaraciones”, comentó el juez.

Muerte de Nivanildo Barbosa Lima debe ser investigada

El débil expediente policial, abierto el 22 de julio de 1995 para investigar la muerte de Nivanildo Barbosa Lima, redactor del periódico Ponto de Encontro, de Paulo Afonso, en Bahía, es un reflejo del desdén con que el caso ha sido tratado desde entonces. En concreto, existe apenas un examen del cadáver hecho en el Instituto Médico-Legal Nina Rodrigues, en Salvador, en agosto de 1995, que concluyó en que la causa de la muerte se debió a asfixia mecánica por ahogamiento. La policía y el Ministerio Público aceptaron, en un primer momento, la versión de “muerte natural” y no investigaron otras probables causas. El 26 de octubre de 1998, la jueza Maria Auxiliadora Sobral Leite decidió archivar el caso.

En junio del 2002, el procurador auxiliador de Justicia de la Comarca de Paulo Afonso, Hugo Casciano de Sant’Anna, resolvió reabrir la investigación para indagar nuevas pruebas. Un año antes, otra procuradora había solicitado que la investigación prosiguiese y que la policía hiciera nuevas diligencias, pero la gestión no fue llevada a cabo. Cuestionada por la SIP, el 5 de noviembre del 2002, la procuradora de Justicia de Paulo Afonso, Izabel Cristina Vitória Santos, entregó al coordinador regional de Policía de Paulo Afonso, Celso Lima Bezerra, una solicitud de información sobre la marcha de las investigaciones criminales.

Consultado por la SIP, el perito y profesor de criminalística y balística, Domingos Tocchetto, quien ha colaborado en la solución de casos de repercusión nacional, evaluó el informe que consta en la investigación sobre la muerte del periodista. Según Tocchetto, un diagnóstico de asfixia mecánica es la manera más simple de descartar una investigación. ¿Pero quién garantiza que el ahogamiento no fue provocado? “Hay una serie de puntos que necesitan ser aclarados”, consideró el experto, quien apuntó algunas dudas a partir de la lectura del documento:

1. El informe indicó que le fueron hechos exámenes de sangre y análisis de las vísceras, además de la presencia de alcohol, pero según el examen de alcohol, Barbosa Lima estaría borracho. ¿Por qué el resultado de esos exámenes no está anexado al expediente?
2. Cuando el cuerpo fue encontrado hubo rumores de que no tenía la lengua o se la habrían cortado, pero en el expediente hay una descripción detallada de la boca y no se menciona ninguna anormalidad en la lengua. Tampoco fueron escuchados testigos sobre estos hechos.
3. Las fotos que están en el expediente aparentemente fueron hechas por un periodista, Aníbal Alves Nunes, y no por un perito. En las fotos, Barbosa Lima aparecía siempre del lado izquierdo donde se ven lesiones en la ceja y en la oreja. Pero el análisis apuntó sobre la “ausencia del lóbulo del pabellón auricular derecho con destrucción parcial”. ¿Por qué las fotos mostraron solamente un lado si hubo lesiones del otro también? Tocchetto se preguntó si los peces (de la represa en la que fue hallado el cadáver) se comieron solamente una oreja y dejaron ilesas otras partes expuestas del cuerpo.
4. En el examen de los oídos fue registrada la “ausencia del pabellón auricular izquierdo y del lóbulo del pulmón”. El perito cuestionó si esa mención del “lóbulo del pulmón” fue un error de digitación, porque fue mencionado junto al examen de la parte externa del organismo y no de la parte interna.
5. El informe identificó una herida en la región nasal, pero no explicó el origen. También una herida irregular en la región superciliar derecha. El informe consideró que esas heridas pudieron haber sido causadas por animales necrófagos, pero una lesión de ese tipo podría sugerir también que el periodista fue agredido o se pudo haber golpeado antes de caer en el agua.
6. Las fotos anexadas a la averiguación sólo mostraron lesiones en la región superciliar izquierda.
7. Las lesiones fueron anotadas como producidas por animales “marinos” después de la muerte. Barbosa Lima estaba en un lago de una represa - ¿existen animales marinos allí o fue un problema de digitación?
8. El análisis de la porción superior de la caja craneana identificó una “congestión difusa”. El perito cuestionó lo que quieren decir con la expresión y sobre cuál sería la causa de un mencionado derrame de sangre. Pudo haber sido un golpe o una caída.
9. El informe no descartó la hipótesis y no investigó la posibilidad de que antes de haberse ahogado, el periodista pudo haber recibido un golpe o haber sido forzado dentro del agua. Según el perito, la exhumación del cuerpo podría identificar si hay huesos fracturados en la cabeza o en el rostro - un indicativo de un golpe. En el caso de que se realice una exhumación, es importante practicar Rayos X en todo el cuerpo para verificar si existe algún proyectil.
10. ¿Por qué no se indagaron los últimos movimientos de la vida de Barbosa Lima? Si estaba borracho, ¿con quién estaba?
11. ¿A cuántos metros de la represa estaba? ¿En que posición fue encontrado? ¿Por qué los peritos no tomaron fotos en el lugar donde fue encontrado el cadáver?

NIVANILDO BARBOSA LIMA
(6 de febrero de 1968 - desapareció el 20 de julio de 1995 y fue encontrado muerto el 22 de julio de 1995)

Local y circunstancias de la muerte: salió de la casa alrededor de las 9:00 a.m. del 20 de julio de 1995 hacia la iglesia del Perpetuo Socorro donde iba a participar de una reunión del periódico Ponto de Encontro. Pasó frente al Sindicato de los Bancarios y dijo a amigos que después de la reunión regresaría. Su cuerpo fue encontrado flotando en la represa PA-4 de la CHESF-Paulo Afonso, con heridas en el rostro. La necroscopia concluyó “ahogamiento por asfixia mecánica”.

Probable causa: estaba buscando información sobre el crimen organizado y escribía artículos para el periódico Ponto de Encontro

Sospechosos: la investigación fue archivada en octubre de 1995. A partir del resultado de la autopsia se concluyó que fue muerte “natural”. El Ministerio Público pidió la reapertura del caso en junio del 2002

FICHA PERSONAL

Lugar de Nacimiento: Paulo Afonso, Bahía

Edad al morir: 27 años

Estado Civil: soltero

Educación: 1º Grado

Profesión/cargo: era redactor del periódico Ponto de Encontro en Paulo Afonso, Bahía

Actividad social/pasatiempos: le gustaba jugar fútbol

Otras actividades o funciones: era militante del Partido Comunista de Brasil (PC do B) , asesoraba sindicatos y estaba vinculado a la Iglesia Católica.

CRONOLOGÍA

20 de julio de 1995 - Nivanildo Barbosa Lima desapareció alrededor de las 9:00 a.m. cuando iba a la iglesia para una reunión del periódico

22 de julio de 1995 - El cadáver del periodista fue encontrado en la represa Paulo Afonso - PA-4 - y el comisario Carlos Barbosa Sanches abrió una investigación sobre su muerte

Agosto de 1995 - La autopsia practicada por el Instituto Médico- Legal Nina Rodrigues, de Salvador, indicó como causa de la muerte “asfixia mecánica por ahogamiento”

26 de octubre de 1998 - La jueza Maria Auxiliadora Sobral Leite aceptó el pedido del Ministerio Público para archivar el caso

17 de junio de 1999 - La procuradora de Justicia Isabel Adelaide de Melo Andrade solicitó la reapertura del caso debido al surgimiento de nuevas pruebas

20 de junio del 2002 - El procurador de Justicia Hugo Casciano de Sant’Anna, de la 1ª Procuraduría de Justicia de la Comarca de Paulo Afonso, solicitó el expediente del caso para continuar con las diligencias pedidas por la procuradora

Octubre del 2002 - La investigación continúa en el Ministerio Público para ser nuevamente encaminado a la comisaría de policía

5 de noviembre del 2002 - La procuradora de Justicia de la 1ª Procuraduría de la Comarca de Paulo Afonso, Izabel Cristina Vitória Santos, solicitó información sobre el caso para el Coordinador Regional de la Policía de Paulo Afonso, Celso Lima Bezerra

11 de noviembre del 2002 - Bezerra dijo que la averiguación sería enviada al comisario de Paulo Afonso para que prosiguiesen las diligencias.

6
2013
PRESIONE AQUÍ PARA VER LAS ESTADÍSTICAS
 
Seminario
  
 
Dona tu Voz - click para ver consurso
 
 
 

Esta carta será enviada al .
 
 
Sociedad Interamericana de Prensa
Jules Dubois Building 1801 S.W. 3rd Av., Miami, Florida 33129
Tel: (305) 634-2465 Fax: (305) 635-2272
WEBSITE CONTENT © IAPA, ALL RIGHTS RESERVED.
WEBSITE BY: SILVA HEEREN, INC.