Follow us on SIP Follow us on BLOGGER Follow us on FACEBOOK Follow us on YOUTUBE Follow us on TWITTER
Alertas
Estadísticas
Investigaciones
Reclame Justicia

Noticias
Actividades
Documentos oficiales
Campaña de medios
Reformas legales
Jurisprudencia
Publicaciones
Videos
Newsletter
Enlaces

Misión
Autoridades
Personal
Contáctenos
Haga su donación
Dona Tu Voz - CD

Home      
Alfredo Jiménez Mota
2 de de 2005

Alfredo Jiménez Mota



Proyecto Fénix/Especial:

3 de de 2006
Proyecto Fénix/Especial

Reportes Relacionados

2-4-2009
18-3-2009
4-4-2008
29-1-2008
2-4-2007
24-1-2007
3-4-2006


Noticias Relacionadas

3-04-2013
2-04-2013
28-07-2010
2-04-2009
19-03-2009
2-04-2008


Cartas a la Autoridad

29-05-2012
28-03-2012
26-07-2011
23-02-2011
19-11-2009
27-04-2009
27-11-2007


El Proyecto Fénix es una iniciativa de diarios y periodistas mexicanos para dar seguimiento a los crímenes contra trabajadores de la prensa. Este primer reporte se publicó simultáneamente el 3 de abril de 2006 en periódicos de todo el país, así como en estaciones de radio y televisión de la República.

HERMOSILLO, Sonora.- La desaparición del reportero Alfredo Jiménez Mota, ocurrida en esta ciudad justo hace un año, el 2 de abril de 2005, detonó una serie de ejecuciones y ajustes de cuenta entre miembros de una célula del narcotráfico asentada en Sonora, y puso al descubierto el florecimiento de los cárteles de la droga en la entidad.

La violencia desatada desde esa fecha en territorio sonorense ha cobrado la vida de 74 personas, 63 de ellas a manos de sicarios al servicio del crimen organizado, de acuerdo a los datos recabados por autoridades federales y estadísticas del diario “El Imparcial de Hermosillo”, la casa editorial donde labora Jiménez Mota, quien al desaparecer contaba con 26 años de edad.

Algunas de las líneas de investigación de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), dependiente de la PGR, están orientadas hacia los trabajos hechos por Jiménez Mota sobre las familias que manejan el tráfico de drogas en Sonora; otras apuntan a presuntas actividades ilícitas de funcionarios locales y federales.

Los responsables del caso exploran seis hipótesis de las 10 con las que iniciaron. Pero aún no tienen claridad sobre cuál pudo haber sido la suerte del reportero; quién o quiénes lo privaron de su libertad y, posiblemente, de la vida.

Las autoridades han establecido la hipótesis de que un narcotraficante ejecutado en noviembre pasado y cuyo cuerpo torturado fue arrojado en un predio cercano a donde agentes policiacos realizaban una inspección, pudo haber sido el autor de la desaparición de Jiménez Mota. Y estiman como una versión sólida que en ello pudieron haber colaborado funcionarios policiacos que nutrían de información al joven reportero y en quienes se apoyaba como fuentes confiables.

El caso Jiménez Mota ha resultado emblemático del ciclo de atentados que durante los dos últimos años ha cortado la vida de una docena de trabajadores de la prensa en México. Ello alertó a organismos gremiales y de derechos humanos en todo el mundo que, como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), han elevado constantes reclamos al gobierno del presidente Vicente Fox para erradicar estos y otros casos ocurridos en el pasado, todos los cuales permanecen en la impunidad.

El enigma de Enríquez Parra

Las venganzas entre los jefes del narcotráfico que operan en la entidad produjeron en noviembre un caso singular en la persona de uno de los capos locales, Raúl Enríquez Parra, líder de una banda conocida como “Los Güeritos” o “Los Números”.

Este último aparece en las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) como uno de los sospechosos de la privación de la libertad de Jiménez Mota, reportero especializado en temas de seguridad pública y narcotráfico.

El cuerpo de Enríquez Parra apareció en un predio de la comunidad de Masiaca, municipio de Navojoa, la última semana de noviembre de 2005, junto a los de otros tres sujetos envueltos en cobijas.

Para que no hubiera alguna duda sobre su identidad, portaba distintas credenciales –incluida la del IFE y otra de una tienda departamental– y una tarjeta bancaria expedida en Estados Unidos.
Los cadáveres de los cuatro presuntos integrantes de la banda de narcotraficantes fueron arrojados desde una avioneta, luego de ser sometidos a tortura.

Los restos de Enríquez, conocido con los alias de “El Nueve” y “El Rolando”, son al parecer la pista más sólida con la que cuenta la SIEDO para esclarecer la desaparición del periodista.

La dependencia ha informado que ha investigado a este grupo delictivo formado en San Bernardo, municipio de Álamos, por el trasiego de droga en el corredor de Sonora, dominado por los hermanos Beltrán Leyva, una célula que tuvo ramificaciones con el Cártel de Juárez y que ahora tiene nexos con Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Desde enero de 2005, Jiménez Mota publicó en “El Imparcial” una radiografía sobre las actividades de los hermanos originarios de Sinaloa, conocidos como “Los tres caballeros”.

Los textos del periodista desaparecido tendieron un puente entre las actividades delictivas de los integrantes de las familias Beltrán Leyva y Enríquez Parra, cuyo resultado ahora se expresa en más de 70 ejecuciones en el estado por el control del tráfico de enervantes.

“La DEA los busca por introducir drogas a Estados Unidos por medio de avionetas y aviones ‘Velocity’, según consta en las órdenes de aprehensión que por lo menos dos de los Beltrán Leyva tienen”, explicó en la publicación.

Con la colaboración y testimonios de las hermanas Elva Nidia y Johanna Guadalupe Palma Morquecho, presuntamente secuestradas por narcotraficantes que las amenazaron con la frase “les va a pasar lo mismo que al reportero”, la SIEDO dispuso un operativo en julio de 2005 en seis ranchos en San Bernardo, propiedad de la familia Enríquez Parra.

Los peritos encontraron algunas piezas óseas en una de las propiedades cateadas. Los restos son objeto de pruebas de ADN, pero hasta el momento no han arrojado pruebas contundentes que permitan suponer la identidad de las víctimas sepultadas en esos terrenos.

La desaparición del reportero y, consecuentemente, las pesquisas para su localización llevaron a las autoridades federales a percatarse del grado de impunidad con el que opera el narcotráfico en Sonora.

Decenas de ranchos, propiedades urbanas, automóviles, droga y armas de fuego fueron decomisados en los cateos hechos en el último semestre de 2005. La realidad que aparentemente nadie veía, apareció de pronto ante los ojos de los fiscales del caso Jiménez Mota.

Entre los aseguramientos destacan: Siete ranchos y cinco casas habitación de la organización criminal de los hermanos Enríquez Parra en Álamos, Navojoa y Ciudad Obregón.

También a la familia Salazar Zamorano se le incautaron cuatro ranchos y siete casas en Navojoa y Álamos.

Los elementos de la Agencia Federal de Investigación descubrieron en el rancho “Las Tierritas”, ubicado en la carretera Ciudad Obregón-Navojoa, información y hechos que eran del dominio público, pero que ninguna policía local o federal investigaba: Un pequeño zoológico con leones y tigres, propiedad de los presuntos narcotraficantes.

En total, la SIEDO incautó bienes por más de 46 millones 199 mil pesos, los cuales eran propiedad de quienes se dedican al narcotráfico en la entidad.
Uno de los investigadores federales, que pidió no ser identificado, considera que el asesinato de Raúl Enríquez Parra, uno de los principales sospechosos en la desaparición de Jiménez Mota, podría ser un mensaje de “tregua” de los narcos, un “dejen de molestar”.

Pero el dato más relevante de esta historia es que ha pasado ya un año desde que el reportero fue privado de su libertad, y la PGR no tiene nada sobre su paradero.

__________________________________________________________

El caso Alfredo Jiménez Mota, a los ojos de la SIEDO:

El 2 de abril de 2005, entre las 22:30 y las 23:00 horas, fue visto por última ocasión el reportero de El Imparcial.

El 21 de abril de 2005 la PGR inició las pesquisas de la desaparición mediante un acta circunstanciada, sobre la base de notas periodísticas y la averiguación previa iniciada por la Procuraduría General de Justicia de Sonora.

“De las constancias de la indagatoria se advierte que Alfredo Jiménez Mota se dedicaba a escribir notas acerca de personas vinculadas, al parecer, con actividades del narcotráfico. Es por ello que el ministerio público de la federación se abocó al desahogo de 10 líneas de investigación”.

Fuente: SIEDO.
___________________________________________________________

6
2013
PRESIONE AQUÍ PARA VER LAS ESTADÍSTICAS
 
Seminario
  
 
Dona tu Voz - click para ver consurso
 
 
 

Esta carta será enviada al .
 
 
Sociedad Interamericana de Prensa
Jules Dubois Building 1801 S.W. 3rd Av., Miami, Florida 33129
Tel: (305) 634-2465 Fax: (305) 635-2272
WEBSITE CONTENT © IAPA, ALL RIGHTS RESERVED.
WEBSITE BY: SILVA HEEREN, INC.